Alojamientos en Airbnb miauravillosos para celebrar el Día Nacional de la Mascota
Alojamientos en Airbnb miauravillosos para celebrar el Día Nacional de la Mascota

De /

Alojamientos en Airbnb miauravillosos para celebrar el Día Nacional de la Mascota

Ya hace diez años que Airbnb empezó a dar sus primeros pasos y, desde entonces, huéspedes de todo el mundo han podido disfrutar de alojamientos únicos gracias a los héroes y heroínas anónimos de la comunidad de anfitriones usuarios de la plataforma. Sus gatos, tan sofisticados y achuchables como distantes, han atraído la atención de muchos huéspedes y han influido sus evaluaciones, gategóricamente positivas.

En vísperas de la celebración del Día Nacional de la Mascota, queremos asegurarnos de que estos reyes y reinas de la hospitalidad reciben el reconocimiento que se merecen. Desde Berlín hasta Tokio, nos hace mucha ilusión poder presentarte a algunos de los felinos con las mejores evaluaciones en la plataforma. ¡Descubre los secretos del éxito de los dueños de estos Supermiaunfitriones*!

Los anfitriones Janine y Sansa
Sídney, Australia

Sansa tiene cinco años. Un amigo mío con el que solía trabajar acogió en su casa a una gata callejera que tuvo gatitos y, cuando fui a verlos, me acabé llevando a Sansa. ¡No son pocos los huéspedes que dicen haberse decantado por mi alojamiento por tener un gato! Y a Sansa le encantan las visitas. Primero, porque le pierden los bolsos y las maletas —le encanta olisquearlas— y, segundo, porque le encanta presumir delante de los huéspedes, exagerando sus estiramientos para que le hagan más fotos y carantoñas (¡que no se entere de que he dicho esto!). Puede que me equivoque, pero juraría que la he visto mirarme de reojo para ver si la estoy mirando cuando lo hace.

Janine

Las anfitrionas Ashley y Chica
Portland, Oregón

Chica tiene unos diez años y es de México. La conocí en un hotel en el que me alojé en Baja en 2009. Merodeaba por la piscina y el camarero solía darle de comer. Dos años más tarde, el hotel pasó a manos de otros dueños que quisieron echarla de allí y por eso mis amigos la rescataron y yo me ofrecí a quedármela. Al principio era mi única mascota, pero después adopté a Florie, un Golden Retriever, así que Chica disfruta de la atención extra que le dan los huéspedes. A veces, cuando llego a casa por la noche, me los encuentro acurrucados en el sofá viendo una película.

Ashley

Los anfitriones Thor, Pere y Chupa
Berlín, Alemania

A la hora de hospedar, tener gatos no es un problema ¡sino una ventaja! Ha sido una grata sorpresa. Chupacabra es una gata, mmm, cómo decirlo… ¡gigantesca! Me la encontré abandonada y medio muerta de hambre y, desde entonces, lo engulle todo como si no hubiera un mañana. A Perejil me lo encontré una mañana de hace 14 años escondido en un puesto de verduras de Buenos Aires (de ahí su nombre) cuando no era más que un gatito perdido y asustado con la cola rota. Ahora es un argentino de los de verdad, ya que solo come carne de calidad. ¡El pescado no quiere ni olerlo!

Thor

Los anfitriones Sue y Kooky
Londres, Reino Unido

Kooky tiene diez años y se lo compré a su dueño cuando desarrolló alergia al pelo de gato. En el anuncio indico que el alojamiento es ‘solo apto para amantes de gatos’, así que la mayoría de los huéspedes suelen tener uno también y están encantados con la compañía de Kooky durante sus vacaciones. Empiezo a sospechar que él es la principal atracción de mi alojamiento y que disfruta mucho (¿quizá demasiado?) de la atención de los huéspedes. Para mí que cree que es él quien nos honra con su presencia. Básicamente, es el rey de la casa y nosotros sus afortunados súbditos.

Sue

Los anfitriones Wakana, Ghin y Sumire
Shibuya, Tokio, Japón

Ghin es un gato de ocho años de la raza francesa Chartreux, y Sumire es una gatita de un año de la raza British Shorthair. Ambos fueron abandonados por sus dueños y yo los adopté a través de una protectora de animales. Muchos animales sufren esta desgracia y necesitan un nuevo hogar. Yo ayudo ocasionalmente a estas organizaciones con la comunidad de anfitriones usuarios de Airbnb. Tener gatos me ayuda a recibir más reservas. Ghin solía ser muy tímido y se escondía debajo de la cama cada vez que venía un nuevo huésped, pero, como todos los invitados los han tratado tan bien, ¡con los años se ha vuelto más confiado y ahora le encanta que le hagan caso!

Wakana

Junto con Ghin y Sumire, Wakana organiza además una experiencia única a través de la plataforma para los amantes de los gatos en su barrio de Tokio.

* El distintivo de «Supermiaunfitrión» se ha diseñado exclusivamente para la sesión de fotos y no está a la venta ni se pueden encargar.

Envíanos tus dudas, comentarios o consultas a press@airbnb.com.